Este año aún no os he subido las fotos de las setas que me voy encontrando por el monte ya que este año esta siendo un otoño muy raro debido a las lluvias.

Al menos este año he vuelto a recoger boletus y por fin me encontré con las ansiadas macrolepiotas proceras pero vamos por partes.

Primero decir que no todas las setas son comestibles, hay muchas con parecidos razonables y la diferencia entre la tóxica y la comestible es mínima.

Pero en el monte tenemos muchas setas comestibles fáciles de reconocer y que son suficiente para satisfacernos e introducirnos en este apasionante mundo. Incluso yo recurro muchisimas veces a especialistas y a asociaciones, me traigo especies nuevas a casa para estudiar y procuro salir con la cámara para sacar fotos.

Cambio mis paseos por la playa por los paseos por el monte con la cesta y mi navaja, os puedo asegurar que muchas veces pateo monte y me vuelvo con la cesta vacía pero si respeto el monte. Por eso hoy quiero dejar una reflexión.

Cuando vamos por el monte nos encontramos muchas setas pequeñitas y otras enormes que no son comestibles pero tienen su función y su porque en el naturaleza.

Los aficionados a este mundo protegemos los micelios de las setas cuando las recogemos porque sabemos si los estropeamos para el año no habrá cosecha y respetamos esas setas que tóxicas o no comestibles que nos vamos encontrando por el camino y que muchas veces nos paramos a fotografiar y a estudiar.

Lo que no hacemos es andar a patadas con ellas, muchas veces vas por el monte y te encuentras setas pisadas y rotas por un patada y aunque a veces puede ser obra de un descuido o una máquina al pasar muchas veces es por divertimento.

Pues dejame decirte que vosotros que os gusta andar a patadas os recuerdo que tenéis un bazo que os podemos patear porque no os hace falta o incluso un riñón o un pulmón porque con uno se vive y para que tener dos ocupando sitio, total no sirven e incluso tenéis algo que se supone que es un cerebro pero que no sabéis que utilidad tiene y lo único que hace es ocuparos sitio e incrementar los kilos en la pesa y cuando intentáis usarlo os da dolor de cabeza. Pero a que seguro que estáis diciendo que esas partes del cuerpo tienen su función y son necesarias? pues al igual que esas setas que andáis con ellas a patadas.

Pero no solo a esta gente sino a esa que piensa que el monte es su vertedero privado y a veces te encuentras con basura de los más extraña. Y luego vamos de ecológistas y de verdes porque esta de moda y es lo guay. Si yo no voy a echar basura a tu casa y la deposito en un container no vayas tu a echarla a la propiedad de nadie.

Y después de esta protesta en alto os dejo disfrutar del sábado y en unos días os subo fotos de las setas que voy recolectando ya que pronto veréis platos cocinados con ellas. Y os cuento la anécdota que me paso el otro día en el monte.

Buena tarde de sábado

Entradas relacionadas

3 thoughts on “Tiempo de setas

  1. Mercedes dice:

    Ya me gustaría Conocerlas, en el jardín de casa de mi madre, salen un montón diferentes en cuanto llueve. Un saludo

  2. Mijú dice:

    Ves lo que es el campo 🙂
    Un saludito

  3. Comparto tú indignación por los borregos que no respetan la naturaleza, no hay nada que me guste más que disfrutar de un paseo por el monte. En cuanto a las setas ya me gustaría conocerlas, pero por ahora me dan mucho respeto.

Los comentarios están cerrados