Viajamos a Italia con un plato muy fácil y que nos puede sacar de un apuro de muchas veces: unas piadinas.

La piadina (o piada) es un pan plano elaborado con harina de trigo de origen italiano, típico de las provincias de la Romaña en la Región Emilia-Romaña.

La piadina romañola es un producto gastronómico compuesto por una masa hojaldrada elaborada con harina de trigo, grasa de cerdo (o aceite de oliva), sal y agua, tradicionalmente cocido en un plato de terracota, llamado teglia, y hoy en día más comúnmente cocinada sobre placas de metal o sobre piedras refractarias llamadas testo. Es, como diría Giovanni Pascoli, «el pan, más bien, la comida nacional de los romañoles»: en realidad, lo era en primera medida para los más pobres.

Ingredientes:

  • piadina
  • bacón
  • rúcula
  • tomate
  • queso gallego
  • brotes

Preparación:

Pasamos la piadina por la sartén para que se tueste un poco por cada lado.

En la mitad ponemos unas lonchas de queso, encima un poco de bacón tostado, unas rodajas de tomate y un poco de rúcula. Doblamos por la mitad y ponemos un poco de brotes por encima.

Y lista para comer.

Entradas relacionadas