Una receta muy sencilla cuando nos sobra pulpo pero que tiene dos trucos muy importantes:

1. Yo la patata cocida la cuezo en el agua de cocción del pulpo quedando del color del pulpo con lo cual el paté tendrá más color.

2. El pulpo gallego tiene más color que el marroquí, eso influye mucho a la hora de que nuestro paté quede más claro o más oscuro. Siempre le dejó la gelatina que tiene en la cabeza para este tipo de preparaciones.

Siempre guardo un poco de agua de la cocción del pulpo para arroces o para otras recetas donde quiero aportar color y sabor de forma natural

Para este paté aproveche las cabezas y unos trozos de pulpo que le había sobrado y que voy guardando para croquetas o otras preparaciones.

Ingredientes:

  • 150 gr de pulpo cocido.
  • 25 gr de aceite de oliva Virgen extra.
  • 150 gr de patata cocida en el agua de cocción del pulpo
  •  Media cucharadita de pimentón dulce y picante al gusto
  • Sal

Preparacion:

Poner el pulpo en una trituradora y triturarlo hasta tener un puré, añadir las patatas cocidas y triturar.  Si veis que os queda muy espeso añadir un poco ya de aceite o de la agua de cocción del pulpo.

Añadir los pimentones y la sal al gusto. Batir e ir añadiendo el aceite de oliva hasta obtener la textura deseada.

Dejar en la nevera de un día para otro.

Listo para consumir.

Entradas relacionadas