Una de mis tartas de queso preferidas es el pastel de queso japonés, un pastel que es super esponjoso y que se deshace en la boca pero esta vez le hemos añadido un poco de cacao en polvo.

Con este añadido creamos un tipo pastel cebra de queso rico y adictivo.

Ingredientes:
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 200 gr de queso Philadelphia
  • 100 ml de leche entera
  • 2 cucharas colmadas de cacao puro en polvo.
  • 55 gr de mantequilla y un poco más para engrasar el molde
  • 6 huevos medianos
  • 100 gr de azúcar blanquilla ( puse  eritrol, podéis poner cualquier edulzante)
  • 50 gr de harina de trigo ( puse harina de coco)
  • 20 gr de Maicena
  • un chorrito de zumo de limón
  • ralladura de 1 limón grande
  • 1 pizca de sal
Elaboración:

Ponemos a fuego suave en un cazo los quesos, la mantequilla, la leche y el azúcar. Removemos hasta que tengamos una crema homogénea. Dejar enfriar.

Separamos las yemas de las claras y añadimos las yemas batidas a la mezcla anterior junto a la ralladura de limón, la pizca de sal  y la harina y la Maicena tamizadas.

Montamos las claras a punto de nieve con un chorrito de zumo de limón.

Vamos añadiendo las claras poco a poco a la mezcla, como siempre, con movimientos suaves y envolventes, teniendo cuidado que la mezcla no se baje mucho. Que os quede una masa bien mezclada y uniforme.

Engrasamos un molde con un poco de mantequilla y vertemos más de la mitad de la mezcla en él. Al resto de la mezcla le ponemos las dos cucharas de cacao y removemos para mezclar bien. Vertemos esta mezcla encima de la otra.

Precalentamos el horno a 150º (calor arriba y abajo sin aire).

Horneamos al baño María  en el centro del horno durante una hora aproximadamente.

Cuando el pastel esté dorado y al pincharlo con una aguja (palito o cuchillo) salga casi limpia, apagar el horno y dejar el pastel dentro con la puerta entreabierta hasta que que el horno esté frío. Si veis que se dora mucho taparlo con un papel albal.

Desmoldar cuando este bien frío y espolvorear de azúcar glas y a disfrutar de nuestro pastel de queso japonés.

A disfrutarlo