Hacía tiempo que quería subir esta pastel inteligente porque en un solo postre tienes tres capas diferentes sin tener que hacer una a una.

Nos encontramos con una capa pudin densa, luego una crema tipo flan y finalmente un bizcocho super esponjoso y airado. Que se diferencien las tres capas también va a depender un poco del horno pero queden 2 ó 3 capas es un postre con un intenso sabor a limón y super jugoso y fácil de comer. Una advertencia: es aditivo.

 

Ingredientes:
  • ½ litro de leche
  • 4 huevos L
  • 140 g de azúcar
  • 125 g de mantequilla
  • 115 g de harina
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • Azúcar glass para decorar
Preparación:

Vamos a usar un molde de 24 cm apto para horno el que forramos con papel de horno. Precalentamos el horno a 180º.

Separamos las claras de las yemas. Batimos las claras a punto de nieve y cuando estén bien montadas añadimos la mitad del azúcar y batimos hasta tener una especie de merengue bien firme. Reservamos.

Por otro lado batimos las yemas con el resto del azúcar hasta que doblen volumen y nos quede una mezcla blanquecina. Añadimos la vainilla, la ralladura de limón y seguimos batiendo.

Luego añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y batimos, seguimos añadiendo la leche y batiendo siempre entre los ingredientes añadidos.

Hora de añadir la sal y la harina, seguimos batiendo para que la mezcla no se baje y se mezcle todo bien.

Ahora incorporamos las claras montadas con cuidado para que no se bajen, vertemos en el molde y alisamos la superficie.

Metemos en el horno, pasados 10 minutos bajamos la temperatura a 160º y dejamos entre 30 y 40 minutos, en mi caso con 30 minutos suficiente.

Sacamos el pastel del horno y lo sacamos del molde pero sin quitar el papel y dejamos enfriar. Retiramos el papel una vez frío y espolvoreamos azúcar glas por encima.

tarta mágica