Vuelvo a hornear pan que ya se me había agotado el que tenía congelado y estos días tampoco apetece ir mucho a la panadería o al super a por el. Sobre todo cuando buscas un pan integral o en mi caso con harina de espelta.

Uso té en vez de agua pero podéis usar agua sin problema, yo se lo pongo para enriquecer el pan.

Ingredientes:

  • 500gr de Harina integral de espelta
  • 100gr de copos de avena
  • 14gr de Sal
  • 330gr de Agua
  • 40gr de Semillas
  • 40 gr de pipas de calabaza
  • 10 gr de Levadura de panadero
  • té negro ( use el de bilurico)

Preparación:

En un bol puse el te verde con la levadura y 100 gr de harina integral de espelta. Lo deje toda la noche en la nevera y al día siguiente lo alimente con 50 gr de harina de espelta y 50 gr de agua. Lo tape con film y de nuevo a la nevera para que fermentase lentamente.

Cuando la masa anterior estaba toda llena de burbujas empecé  a añadir el resto de ingredientes hasta obtener una masa con la cual poder trabajar.  La pase a la mesa y la fui amasando hasta tener una masa manejable. La puse en un bol untado en aceite y la deje fermentar en la nevera durante 16 horas.

La volví a amasar para desgasificar e ir amasando formando pliegues ( estirar y doblar, estirar y doblar).

La puse en el molde de pan y la deje fermentar hasta que parecía una esponja, hay que recordar que la harina integral de espelta no fermenta como la de trigo. Podéis hacerlo en forma de barra de pan o de bollo. Por encima del pan pinte con agua y añadí unas pipas de calabaza y chía.

Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja metálica dentro para añadir el agua para hacer vapor a la hora de hornear el pan y que nos de unas greñas estupendas y una corteza super crujiente. Si queremos una corteza blanda omitir este paso.

Horneamos el pan añadiendo un vasito de agua a la bandeja que teníamos dentro del horno durante 12 minutos a 250ºc y después quitaremos la bandeja metálica del agua, pondremos el pan en lo más bajo del horno y bajaremos la temperatura a 200ºC y dejaremos horneándose unos 35 minutos más.

Pasado ese tiempo sacaremos del horno , lo desmoldamos y dejaremos enfriar antes de consumir sobre una rejilla metálica para evitar que se humedezca la base.

Entradas relacionadas