Estamos en plena temporada de centolla gallega, para mi unos de los mariscos más ricos. Lo más habitual es comerla simplemente cocida y luego entramos en el debate de si hembra o macho, para gustos colores. Quién puede resistirse a una buena centolla gallega???

Pero da mucho más juego en el cocina y así queda demostrado durante las jornadas de la centolla en el Grove, en el blog tenéis más recetas pero hoy os quiero dejar otra, una receta de cuchara, un mar montaña para esos días grises que apetece tomar algo caliente.

Aunque parece una receta laboriosa tiene la ventaja que podemos hacer bastante un congelar, o usar habas ya cocidas y tener la carne de la centolla ya desmigada.

Ingredientes para 4 – 5 personas:
  • 1 centolla de un kilo.
  • 500 gr de fabas blancas ( alubias, habas, fabes, …)
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 tomates maduros
  • 1 zanahoria
  • hebras de azafrán
  • aceite de oliva
  • hojas de laurel
  • 3 dientes de ajo
  • fumet de pescado o marisco
  • sal
  • perejil picado o cebollino para decorar.
Preparación:
Ponemos en remojo las » fabas» la noche anterior.
Ponemos a cocer las habas en abundante agua con la cebolla, una hoja de laurel, la zanahoria pelada, unos dientes de ajo y sal. Cuando las habas estén cocidas reservamos con un poco de agua de su cocción.
Mientras también ponemos a cocer la centolla viva, en este enlace os dejo un tutorial de como hacerlo: tutorial. Una vez cocida, dejamos que se enfríe y empezamos a sacar toda la carne. Reservamos la carne de la centolla desmigada.
En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y añadimos el puerro y el tomate muy picados. Dejamos que se sofría bien.
Cuando este bien sofrito añadimos las habas con un poco del caldo de cocción o un poco de fumet de pescado. Añadimos unas hebras de azafrán y dejamos que se reduzca un poco la salsa.
Probamos de sal, rectificamos si fuese necesario y añadimos la carne desmigada de la centolla.
Servimos inmediatamente, podemos decorar con un poco de perejil o cebollino picado.

Entradas relacionadas