Este café se puso de moda al principio de la cuarentena, de origen coreano.

Se trata de un café batido muy similar a un caramelos de este país asiático. Su sabor nos va a recordar a tomarnos un caramelo y la crema enseguida se disuelve la la leche dando lugar a un café súper cremoso.

Yo lo hice solo con café instantáneo sin azúcar, le puse un poco de edulcorante en polvo y en vez de dos cucharas de agua solo puse una y se cremo sin problema.

Empiezan a aparecer diferentes opciones que cuando las pruebe ya os iré contando.

Ingredientes:

  • 2 cucharas de café instantáneo
  • 2 cucharas de azúcar
  • 2 cucharas de agua ( si lo queremos tomar caliente el agua ha de estar caliente)
  • Leche caliente o fría según gustos
  • Opcional: hielo si lo queremos tomar frío.

Preparación:

Si lo vamos a tomar caliente calentar la leche y poner en le vaso sin llegar hasta arriba.

Si lo vamos a tomar frío poner la leche y el hielo en le vaso sin llegar hasta arriba.

En un bol poner el café instantáneo, el azúcar y el agua. Batir muy bien con unas varillas hasta obtener la crema. Si lo hacéis a mano os llevará bien unos 5 minutos.

Verter encima de la leche y podemos decorar con un poco de cacao molido o canela.

Listo para tomar.