Aprovechando que es el #díainternacionaldelacroqueta no podía que menos que preparar unas cuantas y más en este mes que el choco de la ría está a un precio inmejorable. Los pequeños los dejo para freír, encebollar o la plancha y con los grandes me he marcado unas cuantas croquetas para tener reservas para un día de apuro.

Siempre sigo las proporciones de Echagurren donde dicen que : “Es normal que algunas croquetas de rompan o abran un poco al freírlas, a eso le decimos que las croquetas lloran y es un síntoma de calidad. Buscamos una masa fundente, fluida, casi liquida y muy sabrosa

 

Ingredientes:

  • 2 l de Leche Entera.
  • 130 g de Mantequilla.
  • 160 g de Harina floja de Trigo.
  • 20 g de Cebolla.
  • 1 kg de choco o sepia limpia
  • 50 g de tinta del propio choco
  • 2 Huevos Frescos.
  • pimienta negra
  • pan rallado
  • sal
  • aceite de oliva
  • aceite para fréir

Preparación:

Limpiamos el choco y reservamos la bolsa de la tinta.  Y una vez limpio lo ponemos a cocer en agua con sal. Dejamos sobre unos 20 minutos, hasta que al pinchar con un tenedor pinche con facilidad. Una vez cocido lo vamos a picar en trozos muy pequeños. Reservamos.

La tinta del choco la diluimos en un vaso de agua y reservamos, la que nos sobre la podemos congelar para cuando preparamos otros platos y necesitemos la tinta.

Ponemos en un sarten honda la mantequilla con un poco de aceite y añadimos la cebolla muy picada. Dejamos que la cebolla se cocine lentamente hasta que empiece a caramelizarse, añadimos entonces el choco cortado en trozos pequeños y removemos. Dejamos cocinar un par de minutos.

Se añade entonces la harina poco a poco y se va trabajando con la varilla de mano. Se va incorporando la leche, previamente hervida, en pequeñas cantidades y vamos trabajando la bechamel.

IMPORTANTE: Cuanto más se trabajemos la bechamel, más fina y homogénea nos quedará. No hay que tener pereza de mover bien el brazo, esto nos puede llevar bien unos 20 minutos.

Añadimos ahora  la tinta de choco y seguimos trabajando. Hay que procurar que la bechamel quede suave y ligera.

Lo último es probarla y añadirle la sal y la pimienta que sea necesaria. Se le da un par de vueltas más y se saca sobre una bandeja o tupper.

Truco: por encima de la masa de croquetas podemos pasar un poco de mantequilla para que haga una fina capa protectora para que no coja corteza.

Se deja enfríar 12 horas para poder moldear las croquetas.

Las moldeamos en un tamaño de 20gr y las pasamos primero por pan rallado, luego por huevo y otra vez pan por rallado.

Truco: Dejamos reposar en la cámara una hora antes de freírlas en aceite de oliva abundante.

Entradas relacionadas