Vamos con una receta sencilla y sana que podéis hacer con diferentes pescados. Hoy escogimos un cogote de bacalao fresco skrei que en la plaza habían vendido de la mitad hacía la cola y este trozo me lo traje para casa.

Lo preparé al horno y para acompañar un simple salteado de col / repollo y zanahorias.

Ingredientes:

  • cogote de bacalao fresco
  • aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo
  • pimienta negra
  • perejil
  • 1/2 repollo blanco
  • 2 zanahorias
  • agua o caldo de pescado

Preparación:

Colocamos el cogote de bacalao fresco en una fuente de horno y por encima le ponemos un poco de agua, un buen chorro de aceite de oliva, molemos un poco de pimienta negra y añadimos 2 dientes de ajo picados y un poco de perejil picado.

Metemos al horno caliente a 180º durante unos 20 minutos.

Pelamos la zanahoria y rallamos tiras finas. Cortamos el repollo en tiras finas.

Mientras ponemos una sartén alta al fuego con aceite de oliva y añadimos el otro ajo picado.  Cuando este caliente añadimos las tiras de repollo y de zanahoria al sartén y vamos removiendo. Aunque nos parezca mucha cantidad el repollo reduce más de la mitad. Vamos salteando hasta ver que el repollo se vuelve casi transparente, lo que quiere decir que esta cocinado. Añadimos sal y pimienta al gusto.

Emplatamos poniendo el salteado de repollo y zanahoria en una fuente, sacamos el bacalao del horno y lo colocamos encima. Salseamos con el jugo que solto el bacalao en el horno y servimos caliente.

Entradas relacionadas