Postre: Bizcocho de almendras con mandarina y limón.

No podía acabar el año sin publicar un bizcocho, este lo tenía pendiente de probar hace tiempo por dos motivos: uno, por no llevar harina y otro para ver la combinación de mandarina y limón con las almendras. Os aseguro que ha sido todo un éxito. Resulta un bizcocho esponjoso y ligero a pesar de llevar la harina de almendra.

Es un bizcocho apto para celíacos al no llegar harina de trigo y si usamos un papel de horno para cubrir el molde en vez de engrasarlo, o bien uno de silicona también tenemos un bizcocho apto para intolerantes a la lactosa.
Bizcocho de almendras con mandarina y limón




Ingredientes:

  • 6 huevos medianos, 
  • 175 gr de azúcar, 
  • ralladura de 1 limón, 
  • ralladura de 1 mandarina, 
  • 180 g de almendra molida, 
  • 60 g de almidón de maíz (maicena), 
  • 1/4 cucharadita de sal, 
  • azúcar glasé para decorar.

Preparación:
Separar las yemas de las claras de los huevos y reservar estas aparte. Mezclar en otro recipiente, con unas varillas, la almendra molida con el almidón de maíz.
Añadir a las yemas con la mitad del azúcar, la sal,  la ralladura de limón y mandarina, procurando no echar la parte blanca de la fruta para que no amargue. Batir muy bien con batidora de varillas hasta que se vuelva una crema espesa, pálida y homogénea. Añadir la almendra molida y el almidón de maíz. Mezclar con suavidad.
Agregar a las claras  y batir con la batidora hasta conseguir montarlas a punto de nieve. Añadir el resto del azúcar y seguir batiendo hasta obtener un merengue bien firme. Incorporarlas poco a poco a la masa de yemas, con movimientos suaves y envolventes. 
Engrasar un molde y verter la mezcla el molde. Meter en el horno previamente calentado a 180º y hornear durante unos 30-35 minutos, o hasta que al pinchar el centro con un palillo salga limpio. Esperar un poco antes de desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Decorar con azúcar glasé.

Buen provecho


Fuente: Directo al paladar

Comentarios