Viajes: Empanada de costrelas y los vinos de Alan de Val



“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. – Henry Miller


Esta frase es el mejor resumen de muchos días y momentos que vivo y pienso seguir viviendo no solo como filosofía de vida sino también como aprendizaje profesional y el camino a seguir para alcanzar algunas metas.

He querido empezar con esta frase porque desde hace un tiempo estoy involucrada en un nuevo proyecto con 3 amigos y aprovechamos algún lunes para visitar y aprender de otros muchos amigos y profesionales del sector del vino. Y este lunes hemos estado por #Valdeorras visitando 3 bodegas y a buenos amigos de los que os iré hablando.


Pero antes de hablar de los vinos quiero hablaros de LA EMPANADA, y lo pongo en mayúsculas porque no es una empanada cualquiera, es LA EMPANADA DE COSTRELAS.


Llevaba años queriendo probar esta empanada y por fin deseo cumplido. Siempre que visito la bodega Alan de Val siempre quedaba pendiente la empanada. Pero este lunes se hizo realidad.

Empanada que prepara la madre de los hermanos Sánchez y a la que habría que hacerle un homenaje porque yo que soy de familia panadera os puedo garantizar que aún sigo impresionada con esta empanada: jugosa, con una masa crujiente, cocida por la parte inferior perfecta.
Y esta empanada tiene un ritual curioso a la hora de comer: se abre por encima para sacarle la " tapa" que se reparte para comer como pan y luego se corta en pedazos el resto de la empanada.



Pero antes de degustar esta empanada, Joaquín, Jose Luís y Manuel nos tenían preparada otra sorpresa. Empezamos la comida con unos embutidos.


Para luego seguir con una sopa de ajo también cocinada por su madre,  os puedo asegurar que no soy fan de esta sopa y de esta repetí, ya me veo un día de estos compartiendo fogones con la madre porque estas son las recetas que no debemos perder, tienen ese secreto familiar y de la mano de quién las cocina.

Y el postre se lo había encomendado a Anxo del Restaurante La Viuda de Trives, y nos trajo una milhojas que en este momento pena no tener un trozo aquí al lado.



Y por supuesto que mejor complemento a estos manjares que los grandes vinos de esta bodega: desde sus godellos a los tintos, aunque sabéis mi predilección por el brancellao,  cada vez me lo ponen más difícil para escoger uno solo. En mi bodega de casa siempre hay vinos de Alan de Val.




Pena que los lunes tengan tan pocas horas y que los martes tenía trabajo, pero cuando se esta en buena compañía y con buenas viandas y mejores vinos las horas no es vuelen, es que desaparecen.


Ahora podría hablaros de suelo, de terruño, de características, del clima, .... pero hay aprendizajes que los hay que descubrir "in situ", salir de esa zona de confort y dejarnos sorprender. Pronto vuelvo a Valdeorras pero ahora os toca ir a vosotros.


Gracias a los hermanos Sanchéz por esta jornada y sabéis que pronto volveremos porque estas visitas tienen su fin, pero mientras vamos a seguir paso a paso.

Comentarios

  1. Madre mía qué manjares, a cuál mejor.
    Curiosa esta empanada, nunca la había visto con costillas de cerdo debe de estar riquísima, al igual que las sopas de ajo, los embutidos, las milhojas, el vino...
    Todo delicioso. Con este paisaje no me extraña que salga este buen vino.
    Un besito, me ha encantado todo.

    ResponderEliminar
  2. Ostras me he quedado más que sorprendida con los platos. Eso si que es comer bien y lo grande. Qué curiosa la empanada, y con lo que a mi me gusta unas costillas!!

    Google me ha traído hasta aquí buscando una receta, no conocía tu Blog y me quedo por aquí!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Yo he probado esa magnifica empanada de costrelas así que doy fe de lo riquísima que está. Los vinos Alan de Val también son estupendos. Los hermanos Sánchez son muy, muy buenas personas, la sal de la tierra, como decimos en inglés. Hay que volver!

    ResponderEliminar
  4. Adrián en primavera vuelvo. Raro es que tu y yo aún no hemos coincidido en alguna bodega pues tenemos el mismo círculo vitivinìcola común, 😀, nos queda pendiente un vino

    ResponderEliminar

Publicar un comentario