Eventos: Comida a ciegas

Hace unos días desde  Proturga me invitaron a comer al CIFP Carlos Oroza a una comida a ciegas que fue una de las actividades que realizan dentro del  IV Foro Experiencial Proturga: del turismo accesible al sensitivo

Un foro en el que se acercaba a las personas implicadas en el turismo a que conociesen las necesidades de los turistas con discapacidades y que se pusiesen en su lugar. De ahí que la mejor foto para explicar esta actividad sin duda es una foto en negro porque en eso consistía la comida: en comer a ciegas, al igual que lo hace un invidente en su día a día y como se enfrenta si va a comer a un restaurante a que le sirvan la comida y la bebida y le expliquen lo que le han puesto y como.

He de confesar que ha sido una experiencia totalmente enriquecedora, ya que en mi caso, que estoy acostumbrada a desgranar los platos que me ponen delante y en esta comida tener que comer confiando en lo que me decía el camarero me resulto complicado a sabiendas de conocer anteriormente el menú.


Una vez con los ojos tapados me fue más difícil beber que comer, pues no sabía si estaba derramando la bebida ya que comer con el contacto del tenedor con el plato podía intuir si había pinchado comida o no.

Al no poder ver el resto de los sentido se agudizan y yo que ya tengo el oído fino los ruidos se elevan en volumen y cualquier sonido extraño te hace estar alerta, el tacto se pone alerta pues cualquier roce te hace saltar preguntándote quien te ha tocado y los aromas te hacen configurar el plato en tu cabeza, partiendo de la base que ya tienes un buen banco de imágenes de platos en tu cerebro y con las explicaciones del camarero haces tu propia composición.

Pero si esto no fuese poco te empiezas a preguntar y si la carne tiene hueso  o el pescado espinas??? y si el entrante lo como con la mano dando igual el resto de la mesa?? preguntas que pueden parecer idiotas pero que cobran mucha importancia cuando no puedes ver.


No aguante toda la comida con los ojos cerrados, llegue a la carne y me los tuve que destapar, no se si por cansancio, por estar en continua alerta a lo que significaban los ruidos, a si me hablaban quién lo hacía, ..... en definitiva a no tener control de la situación ............... el cerebro ya pedía luz, pedía poder visualizar lo que estaba ocurriendo y sino se traducía en mareo seguro.


Decir que alguna vez todos deberíamos vivir esta experiencia para que muchas vendas y muletas se caigan solas por mucho que digamos que estamos sensibilizados siempre nos preguntaremos Y si..??? respuesta complicada ya que hasta que realmente nos enfrentemos con la cruda realidad no sabremos como realmente vamos a actuar, ya que por muchas respuestas que nos formemos en nuestro cerebro nunca sabremos la pregunta hasta que la vida nos la clava en la frente de forma cruda y concreta.


Si tenéis oportunidad os recomiendo al menos probarlo, luego cada uno de nosotros ya sacará sus propias conclusiones y vivencias. Al menos a mí me hizo replantearme algunas ideas.





Comentarios

  1. la verdad que es una experiencia para vivirla ,gracias por contarnos la tuya ,besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario