jueves, 12 de noviembre de 2015

¿Comes sano?

En el último mes ¿cuántos artículos o recortes de prensa no leímos con consejos sobre alimentación? yo sin duda unos cuantos. Y muchas veces cuanto más les más dudas te entran. Lo que hace un año era sano ahora ya no lo es o está catalogado como de consumo moderado. Y al final acabas planteándote si lo que comes es bueno o no.

Pero a veces nos olvidamos que un producto sano puede acabar en "menos sano" dependiendo de la manera en que lo cocinemos.  
Por ejemplo: una lonchas de un jugoso jamon de york (yo recomiendo los de Campofrío que están cortados en lonchas finísimas) cocinadas a la plancha con ensalada capresse o esas mismas lonchas rellenas con una crema de pimientos y huevo y gratinadas al horno con su bechamel y su queso rallado. ¿Dejarían de ser esas lonchas sanas o lo que dejaría de ser sano es la cantidad de ingredientes grasos que lleva la segunda receta?







Pero sin duda viendo la imagen nos asaltan muchos de los consejos de nuestras madres y abuelas: come fruta, desayuna bien,...
Y el que primero te recomienda el médico cuando le haces una visita: reduce la sal.

Por fortuna en el campo de la alimentación se va cada día avanzando y aunque cada vez se adquieran técnicas de cocina más saludables: control de las cocciones, estado de los productos, utensilios más adecuados, .... Pero sin duda se vuelve a recuperar hábitos como el consumo de productos de temporada no solo ganando en sabor sino también en las propiedades que tienen porque no es lo mismo un tomate madurado en la planta en agosto en temporada que un tomate madurado en cámara y recolectado en un invernadero en pleno diciembre. Las tendencias de cocina de Slow Food, de cocina de Km0, .... la cocina que preparaban nuestras abuelas, sobretodo las que tenían la fortuna de tener su pequeña huerta para plantar sus verduras y sus hortalizas y que acudían al supermercado por los productos elaborados para completar sus menús como podían ser los embutidos para los bocadillos o el aceite de oliva para cocinar.

Aunque empece con una pregunta si me gustaría acabar con otra ¿la cocina de nuestras abuelas era más sana o menos?
                                                                   
Reflexiones que a menudo se plantean y que hacen que se despierte la curiosidad para saber un poco más y yo que siempre me presto como conejillo de indias para probar sin duda cada vez apuesto más por comidas y técnicas que respetan el producto y que me aporten mucho sabor, que me facilitan la elaboración de mis comidas y que sobretodo me ayuden a controlar mis células que luego vienen las fases de las operaciones lipo y a dos meses vista tendremos la operación lipoturrón en camino.

2 comentarios:

  1. A mi una de las cosas que más me llama la atención, es oír decir a la gente -hay que comer de todo-, ja ja ja, pero para esas personas comer de todo es: los derivados del trigo, carne, pescado, huevos, leche, algo de fruta edulcorada, una legumbre, muchos refinados y verduras de cualquier temporada vaya!!!!!! que bien que se les da lo de la alimentación equilibrada comiendo de todo a estxs.... en fin ufffffffffffff
    Comer de todo evidentemente es otra cosa, que como bien sabes (y si no por aqui estoy) nada tiene que ver con el nombre del alimento, si no con sus propiedades :-))))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que al final todo se reduce a un problema de sentido común, es decir, de acuerdo que hay alimentos más sanos que otros, pero evidentemente nuestra alimentación también dependerá mucho de nuestro estilo de vida, nuestros hábitos y sobre todo de la actividad física que desarrollemos.
    Vamos, esta es mi opinión.

    ResponderEliminar