Un poco de huerta.

Una semana sin ir por la huerta y un poco de lluvia hace que cuando vuelves a visitarla la encuentres cambiada: todo más verde, nuevos frutos, todo más grande,...

Ya tengo los primeros calabacines, atentos que empezamos temporada de recetas con calabacín.

Las flores de cebolla ya casi están listas para recoger y esperar al invierno para que una vez en contacto con la tierra y el agua germinen y se conviertan en cebollino.
Aunque las reinas ahora son las ciruelas, imposible pasar por debajo del árbol y no pararse a comer algunas.

La mente no podía faltar, aromatiza muchos platos y la huerta.
Y las judías que este año se han resistido pero ya empiezan a pedir la red por la cual trepar y florecer.

Y en breve más fotos.




Comentarios

  1. Es una bendición ver tu huerta, todo fresco y delicioso.Besoss

    ResponderEliminar
  2. Yo ya llevo comiendo calabacines luna del huerto de mi padre desde hace unas semanitas, lo que no soy capaz es de que me guarde unas cuantas flores para hacerlas rellenas, tendré que "afanarselas" sin que se dé cuenta jajajaja. Un lujazo tener el propio huerto en casa, di que si, da gusto verlo.

    Bicoss

    ResponderEliminar
  3. Que disfruaria yo con esa huerta !!!!!me encanta ...gracias por compartir ese paraiso con nosotros !!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla de huerta, es lo mejor para todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario