Cena Maridaje en Alborada


  




El jueves fui a una cena maridaje en el restaurante Alborada de Coruña donde estaba Iván Domínguez a los fogones y Eulogio Pomares de Bodega Zárate presentando los vinos.

Este tipo de cenas son la oportunidad perfecta para probar varios vinos de una misma bodega, apreciar si maridan bien con el plato servido, probar platos que no están en carta y compartir cena con personas desconocidas pero con el mismo gusto.
Foto: Acuérdate!!! Este jueves, 17 de julio, cena maridaje con Iván Domínguez y Eulogio Pomares, de Bodega Zarate.

Sensaciones: si tengo que escoger una palabra para resumir la cena sin duda sería Sensaciones. Ya sabía que Iván iba a sorprenderme, conozco un poco su cocina y hacerme 150 km para ir a esta cena sabía que valía la pena pero encontrarme con una cena maridaje donde empezamos con tintos y acabamos con platos no solo me sorprendió sino que dio en el clavo. Desterrar la idea de empezar con blancos y terminar con los tintos ya queda un poco obsoleta pues hay blancos con crianzas en barricas que piden platos de carne y tintos monovarietales que combinan con mariscos y en esta cena quedo demostrado.

Empezamos con una sopa de gallina vieja con trigueros, habitas verdes, pan frito. La primera impresión parece una sopa densa pero todo lo contrario, super ligera. El vino para este plato fue un caíño tinto 2011, una variedad de uva tinta gallega, me sorprendio, pues confieso que esta variedad de uva me cuesta beberla cuando es monovarietal pues pocos vinos buenos probe, por fortuna esto está cambiando. La unión de este con este vino es perfecta.

Las notas de cata de este vino las podéis ver http://bodegas-zarate.com/productos/vinos/zarate-caino-tinto/

El segundo plato fue un tartar de gambas, con un pan de gambas que aportaban el crujiente, una ensalada de tomate aliñada con un caldo rojo picante. Tartar excelente con el toque picante. Para este plato escogieron un Loureiro tinto 2011, y aquí muchos pensaréis que un tinto con unas gambas no lo véis, os aseguro que el vino pedía este plato y el plato pedía un vino así, con cuerpo, con una crianza de 12 meses en barrica.  Notas de cata aquí: http://bodegas-zarate.com/productos/vinos/zarate-loureiro-tinto/

Continuamos con un bonito de Burela con paté de Pimientos de Padrón, pimientos de Padrón y caldo con sus semillas. Plato de temporada, con una buena textura el bonito que hace que se quede jugoso y sorprendente el caldo a base de las espinas con las semillas de los pimientos. Y que decir de unos buenos pimientos de Padrón. El vino para este plato fue un Rías Baixas Zarate albariño Balado del 2011, llamado así por el nombre de la finca donde es vendimiado. Vino que ya había probado en otra ocasión. Vino fermentado sobre lías, para mi el albariño gana mucho con este tipo de fermentación junto a una crianza en barrica.



El plato de carne fue un Porco Landrán asado con guarnición de repollo especiado. Este plato fue toda una sorpresa pues el raxo (lomo) resulto jugoso cuando es una pieza de carne que tiende a ser seca en cocciones prolongadas y el repollo con jengibre, tomillo, romero,.. no es que estuviese bueno sino lo siguiente: impresionante.
El vino para este plato fue Zarate El Palomar del 2011, vino con crianza en barrica y que como nos contaba Eulogio ganara en botella dentro de unos meses, afirmación con la que estoy totalmente de acuerdo pues hace tiempo que vengo tomando vinos albariños de más de 5 años y criados en barricas y desterran la idea de que el albariño es un vino de año.
Nota de cata aquí: http://bodegas-zarate.com/productos/vinos/albarino-zarate-el-palomar/


Rematamos con un postre: milhojas con crema de miel ahumada. De repente nos llegaron aromas a bosque, a pino, a hojarasca,... y sabiendo que tocaba postre nos extraño un poco hasta que vimos el postre, sorprendente el toque ahumado de la crema, algo inesperado con un milhojas super crujiente.
El vino fue Tras das Viñas 2009, un albariño de más de 5 años y donde gano en cuerpo, en aromas, en boca y vino de los que más me gusto.





Como podéis ver una cena interesante por las propuestas y por los vinos. Cada vez asisto más a este tipo de cenas porque me aportan más sensaciones. El único inconveniente es que el Alborada esta en Coruña, pues tienen previstas más cenas de este tipo y alguna más tengo previsto ir, quiero seguir no solo aprendiendo cocina con las propuestas de Iván sino que quiero seguir disfrutando de un buen vino con propuestas arriesgadas.

Volveré pronto.

Comentarios

  1. Que mamera de ponerme los dientes largos, hija de verdad!!

    ResponderEliminar
  2. Que interesante todo, me encantan esos encuentros donde el disfrute es compartido...no todo el mundo tiene paladar...gracias por compartir tan magnífica velada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy interesante y todo muy rico...acompañado con estos deliciososs vinos.Bsssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario