martes, 7 de enero de 2014

Cantharellus tubaeformes ( angulas de monte) y cantharellus lutences

Llevamos 15 días de temporales, ciclogénesis explosivas, tormentas varias, alertas de todos los colores, .... y el primer rayo de sol había que aprovecharlos y estando en la Quinta de San Amaro tomando un café hablamos de setas y ya me entro el gusanillo, es que cuando la cabra tira al monte no se puede remediar.

Así aprovechando una tarde buena para caminar aproveche a acercarme a un monte en pendiente que en las zonas bajas tanto de montes y fincas estás inundados, en estes momentos tenemos lagos, lagunas, charcas, .. en cualquier esquina. Y como iba a caminar lleve deportivos no botas de agua.

Y allí estaban estas preciosidades esperando que alguíen las llevase a algún lugar más cálido.


En poco tiempo recogí una cantidad suficiente para cenar, pues ya apetece algo más ligero y un revuelto de setas siempre se agradece.

Con este temporal las pobres tenían bastante maleza, hojas secas y demás hierbas encima, había muchas ya pasadas, rotas o comidas, pero sino fuese por estos días de lluvia habría sido un buen año.

De todas formas se presenta un invierno interesante y este mes de enero aprovechare para recolectar para el resto del año. Lo mejor es que los ejemplares sanos son grandes y de muy buena calidad.


Ahora a limpiarlas antes de que llegue la hora de preparaslas

3 comentarios:

  1. Fíjate, que yo no reconozco una seta comestible de una venenosa, ni idea! A mí me dicen que se comen y hala, pa'dentro.
    Me encantan las setas, por la noche es una cena ideal.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que suerte conocer las setas, a mi es una cosa que me gustaría de saber. Como no las conozco me da miedo cogerlas.
    bess

    ResponderEliminar
  3. Que ricas yo las he hecho con huevo! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar