El Ermitaño ( Benavente)

Hacía años que no iba a Madrid en coche ya que las últimas veces lo hice en avión y me acorde de aquellas paradas a comer en los pueblos de Castilla que tenían como reclamo sus asados siendo habituales las paradas en Benavente o Tordesillas y en este último viaje la parada fue en Benavente.

En Benavente se encuentra El Ermitaño, restaurante que visite por primera aunque hacía tiempo que era rara la semana que no me hablaban de este local y de Pedro Mario, su cocinero. Pues llego el día de probar los manjares. Nos dejamos aconsejar por Pedro que nos preparo un menú degustación

Foto sacada del facebook de El Ermitaño
El restaurante esta en una casa señorial a las afueras de Benavente, casona que conserva su encanto de antaño y donde dentro hay diferentes salones para disfrutar de sus menús y además que conserva una capilla datada en 1775 y que se conserva estupendamente.
El café y las copas se toman relajadamente en la buhardilla de la casona donde en un espacio amplio y cómodo se te pasa la tarde volando.
No hubo tiempo para fotos en el exterior pero estas quedan para una visita futura.



Vamos con el menú que nos sirvieron, un menú de temporada donde la gran protagonista fue la caza.

 Entrante de crema de quesos, una textura muy jugosa, lo probé pero ya sabéis que yo con el queso de cabra no puedo, a pesar de eso me gusto la cremosidad.


Para hacer boca nos tomamos una cerveza negra artesana, buenisima, a mi me recordó sabores a uvas catalanas negras que las tengo en la huerta, que son muy arómaticas y sabrosas.

Rollitos de cecina, foie y salsa de membrillo, sorprendente combinación de dulce - salado donde la cecina reduce el dulzor del foie y de la salsa de membrillo.

Ya nos cambiamos a un tinto de bodega recomendado por Pedro Mario y que maridaba perfectamente con los platos que nos esperaban.

Steak tartar de potro, buen corte de la carne, para mi gusto le sobraba un poco de cebolla y le echaría un poco de pimienta para hacer contraste con el dulzor de la salsa.



Guiso de garbanzos con sepia y boletus. Guiso típico mar y montaña pero lleno de sabor.

Pargo con oreja de judas y ñoquis de patata. Excelente, increíble textura del pescado y de la oreja de judas con un caldo buenisimo, para mi de lo mejor.


Risotto de boletus con corzo, el corzo estaba en su punto y el risotto excelente que con el caldo ganaba en sabor y aroma.



Helado de manzana reineta con crema de pera, trozos de manzana y té de canela. Sabrosa combinación donde los sabores de las frutas se reconocían en la primera cucharada y que el te a la canela intensificaba.



El bosque de Otoño, un postre realmente delicioso, con un helado de castaña que estaba en su punto de dulzor y que con la salsa de toffe adquiría un punto de dulzor para mi gusto justo, sin ser excesivo. El conjunto es una alegoría a los sabores que encontramos en otoño en los bosques como las castañas, las setas.



Comida exquisita, sobretodo para los paladares más dulzones que a pesar de lo que pueda parecer la comida me resulto más dulce que los postres, los postres en su justa medida de dulzor y a la comida en algunos platos eche de menos un toque de pimienta o un elemento que le aportase frescor, detalle que comente con  Pedro Mario y que amablemente se ofreció a traerme otros platos pero como es cuestión de paladares  dije que no. Y es que llegue a Madrid y esa noche no cene, estaba super llena. Pero se agradece mucho que puedas comentar con el cocinero este tipo de cuestiones y a pesar de  diferencias en los paladares da gusto encontrarse con esa comprensión y hablar de gastronomía. Un buen punto a favor del restaurante y de Pedro Mario.

Y aquí una foto del huerto que poseen sacada desde la ventana de la buhardilla

Si vais o habéis ido encantada de escuchar vuestras opiniones y mientras voy mirando mi calendario para volver en primavera para probar los nuevos platos de temporada.

Y no puedo dejar de mencionar que me han encantado las teteras que usaban para servir los caldos, que me encanta este tipo de menaje no es ningún descubrimiento y las que utilizan en este restaurante son preciosas.


Comentarios

  1. Lo apunto, porque nunca se sabe! la verdad es que el lugar me ha encantado!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que suerte de haber estado tan bien atendida!
    Me lo apunto
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. El septiembre pasado he tenido el gusto de comprobar este maravilloso restaurante y decirte que ha encantado a toda la familia, hemos degustado unos platos estupendos recomendados por Pedro Mario, un cafelito estupendo en la buardilla, unas fotos dentro y fuera de la casona y lo principal una atencion de diez. Recomendable al paladar mas exquisito. Un saludito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario