Vendimia 2013. Parte III. Sacando el mosto

Ya han pasado las horas suficiente para empezar a separar el mosto de los pellejos de las uvas y así elaborar el vino. Así es como se elabora de manera tradicional o artesana, como lo hacemos en mi casa y como siempre nos enseño el Yayo.
Para obtener el mosto que después de las fermentaciones dará lugar al Rías Baixas, el albariño que tanto gusta.


Lo primero que hacemos es sacar el mosto a través de un grifo que tiene la tina donde están las uvas pisadas.


El mosto lo vamos echando en el barril donde le tenemos puesto un embudo con un filtro para evitar que se cuelen pellejos, pepitas,...


Una vez que sacamos ya  todo el mosto de la tina se sacan los restos de las uvas para la "lagareta" (prensa), donde las uvas se prensaran soltando el mosto restante.



Un proceso totalmente manual, vamos llenando un caldero con las uvas de la tina y la vamos echando en la lagareta hasta llenarla

A medida que la vamos llenado el mosto va saliendo por las rendijas de los cascos de la lagareta que se recoge abajo en un caldero para echarlo en el barril



Una vez llena la lagareta se colocan unos maderos que se van a bajar y apretar las uvas soltando todo el mosto que aún tenían.



A medida que apretamos va saliendo el mosto

Y dejamos en la lagareta los pellejos de las uvas durante unas cuantas horas para que suelten todo el mosto. Una vez que ya no se aprecian signos de que quede mosto y los pellejos se van secando se retiran de la lagareta y se guardan en un barril de plástico hermético bien pisado y con cuidado de que no quede aire pues con estos restos llamados "bagazo" será con lo que hacemos el aguardiente, el orujo gallego.


Si queréis ver como se destila el aguardiente podéis verlo en este enlace: destilado

Y ahora a esperar la primera fermentación en el barril y a continuar con la elaboración del vino hasta el momento que esté listo para su embotellado y poder disfrutarlo con un buen acompañamiento.

Y ahora ya con las tinas y cajas lavadas y listas para ser guardadas hasta la próxima campaña. Pero aún queda en la bodega el tinto a fermentar, pero esto es una historia para otro día.

Comentarios

  1. Me estoy riendo porque al ver la la tina donde están las uvas pisadas, me acordé de mi abuela. Ella se pillaba una goma la metía dentro y aspiraba el mosto, pero no un poco ehhhhhhhhh....de cada vez que iba (y eran varias el día) se pegaba unos buenos tragos jajajajajaja. Ainss nena, cuando esté listo envia unas botelliñas mujer.

    bicosssss

    ResponderEliminar
  2. Realmente es un gran trabajo el de la vendimia y creo que ahora, con excepción de las casas particulares, ya nadie lo hace así, y es una gran pena.
    Tu entrada es todo un lujo de información y he aprendido cosas que no sabía Ro, eres un As.
    Un beso princesa

    ResponderEliminar
  3. Se está perdiendo la tradición y es una lástima .No has escatimado en fotografías ilustrativas,gracias por compartir.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Graciasa Rocio por esta entrada!
    Me parecio muy interesante y me encanto leerte, del entusiasmo segui navegando........y me lei con mucho interes como hacen los chorizos......mmmmmmm.....madre que trabajo, GRACIAS por las fotos, todo bien explicado, asi da gusto aprender!!!!!!!!!
    sweetcakestoronto
    besos
    miri

    ResponderEliminar
  5. Muy ilustrativo, y como no, me recuerda a cuando era pequeña en casa de mis abuelos... Bicos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué interesante este reportaje sobre la vendimia!! Uno de mis recuerdos de infancia es el mosto que hacían mis abuelos... No lo he vuelto a probar desde que era pequeña pero todavía lo recuerdo como el mejor mosto del mundo!!!
    Estos días cumplo mi primer año de blog y lo celebro con un sorteo; por si te apetece pasarte...

    Besiños,
    Marta ("Sweet & Home la Vida es Dulce")

    ResponderEliminar

Publicar un comentario