sábado, 17 de agosto de 2013

Investidura Dama de la Cofradía dos Viños Rías Baixas

Escribo este post primero para agradecer a la Cofradía  dos Viños Rías Baixas  Lagariño por pensar en mi para el nombramiento como DAMA de esta orden y darme la oportunidad de formar parte de esta orden que defiende y promociona a los Rías axias.

Cuando me lo propusieron enseguida acepte pues aunque me hacía ilusión se que al Yayo le haría muchísima más ilusión verme con la capa puesta. De él aprendí a elaborar vino de forma artesanal y compartimos todo los avances  de los últimos años.

Mi primer recuerdo con el vino es cuando el Yayo nos metía a los pequeños dentro de las tinas a pisar las uvas y nos decía:

- Pisar bien por los lados.

Luego ya compramos la primera "estrujadora" pero el resto sigue de forma artesanal. Usando el lagar de piedra y controlando las fermentaciones hasta nuestra entrada en la D. O. Rías Baixas. Pero también cuando nos fuimos el Yayo, mi padre y yo a prepararnos para sacarnos el carnet de Aplicadores de Fitosanitarios y el día del examen allí estuvimos las tres generaciones y mucho me reí cuando les di el cambianzo de los exámenes y el Yayo me dice:

- Así es como aprobabas en el colegio.

Pero es que la mayoría era gente mayor que llevaba toda la vida "sulfatando" y el trato que hicimos fue: yo me ocupaba de la parte teórica y el Yayo y mi padre de la parte práctica.  Estuvo bien compartir un mes de curso y el día del examen.


Pero también porque cuando volví a beber vino se alegro ya que hasta los 20 y pocos no bebía vino desde que una noche mi abuela cansada de escucharme pedirle que yo también quería vino con migas y azúcar como las del Yayo y mi abuelo siempre me daba un par de cucharadas cuando mi abuela no nos veía un día me sentó delante de una cunca (taza) de las del caldo llenas de migas con vino tinto y azúcar y me dijo hasta que acabes no te levantas.
Estuve muchos años sin probar ni gota.


Pero en los últimos años el Yayo y yo teníamos la costumbre de muchos domingos abrirnos una botella de vino para los dos y catarla, cada domingo un vino diferente y según el menú que hiciese.

Por estos y muchos recuerdos y anécdotas seguro que hoy estaba riéndose viendo lo nerviosa que estaba en el momento de leer el juramento y menos mal que mis 3 vigilantes me mantuvieron tiesa pues llevo un par de días que ni mi rodilla ni mi estomago me permiten muchas licencias gastronómicas ni festivas. Pero aún así no podía faltar. Y ahora que pronto, en cosa de un mes, estaremos en plena vendimia ya os contaré más recuerdos.

Y por ello debo pedir disculpas por no poder quedarme a la comida pero es que cuando se pillan estos virus ya se sabe lo que pasa y más en verano. Disculparme no solo con la Cofradía sino también con el resto de invitados y Damas nombradas: la diseñadora Marta Lojo; la bodeguera, Rosa Ruiz;  la educadora Margarita Sueiro; Laura Chaves; la catadora Guadalupe López; Elisabeth Castro, de Tomada de Castro y la también catadora María del Pilar Álvarez.

Espero coincidir pronto con todos ellos y agradecer a las distintas ordenes que participaron en este acto por las muestras de cariño, por la acogida y por los pines de sus cofradías para mi capa.


Y como bien reza en el juramento de la orden: " compromiso de defender y custodiar los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas y de los productos gallegos de calidad, así como las tradiciones y la cultura gallega" me comprometo y juro llevar a cabo tal encomienda allá por donde esté y me sea requerido y pueda asistir.

Gracias a especialmente a Suso por darme la oportunidad de vivir esta jornada y apoyarme en esta nueva andadura.


PD: y si el Yayo y mis otros dos vigilantes también estuvieron presentes en el acto, siempre llevo conmigo sus objetos personales en los actos donde ellos no está y les gustaría que estuviesen.
PD 2: Un par de días más de agua con minerales y volveré a estar como nueva para seguir sacándole el mayor provecho a la huerta.

7 comentarios:

  1. Felicidades otra vez, como molaaaaaa!,,

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Rocío. Es un honor increible que ya imagino que conservarás en tu recuerdo para siempre. Cómo le hubiese gustado al yayo verte con la capa puesta!!!
    Qué te mejores muy prontito, yo también tengo a Julia convaleciente de un virus veraniego...

    ResponderEliminar
  3. Que post tan bonito, felicidades te lo mereces por tu fantástico blog y ellos disfrutarán sin duda de tenerte entre sus mienbors, felicidades DONA

    ResponderEliminar
  4. Felicidades .....muchas felicidades

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Rocío, sin duda es todo un honor. El yayo te estará viendo y fijo que muy orgulloso de que su nieta luzca esta capa.

    bicos nena

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena Rocio!!!Como hubiese disfrutado el yayo este momento.

    Bicos. Mejorate.

    ResponderEliminar