Vinagrillos o chuchameles

¿Cuantos de nosotros alguna vez de pequeños no cogimos unos chuchameles para chupetear?

Seguro que muchos, sobretodo los que vivimos en el campo en Galicia, alguna que otra vez cogimos esta flor para chupar de ahí que el nombre en gallego sea CHUCHAMEL y en castellano se denomina VINAGRILLO, siendo su nombre en latín Oxalis corniculata de la cual existen numerosas variedades comestibles.




Desde hace unos días estas flores inundan las huertas y los caminos, inundando todo con su color amarillo. Es muy abundante en Galicia.
Hierba anual  hasta de unos 20 cm de alt., muy similar en las hojas al trébol, las flores parten de un talo largo y acaban formando un ramillete.


Se cogían los tallos para chuparlos por su sabor agrio.  Y viendo un programa de la TVG donde Javi Olleros del restaurante Culler de Pau, este año galardonado con una estrella michelín, incluía los chuchameles en una de sus recetas del menu de degustación no pude resistir la tentación de volver a coger un tallo y recordar ese sabor tan característico y que me devolvió a la niñez.

Por eso hoy os los traigo y que ya ire incluyendo en mis recetas


BENEFICIOS PARA LA SALUD…
Es una planta diurética. Las hojas se usan machacadas sobre afecciones de las encías.
Secas se pueden preparar en té en casos de trastornos digestivos. Preparado con hojas frescas baja la fiebre.
No conviene comerla en gran cantidad ya que contiene ácido oxálico en las hojas, lo que produce descalcificación. No consumir en caso de padecer cálculos renales o urinarios.
VINAGRILLO BIEN COMIDO…
Composición: Proteínas, glúcidos, minerales (calcio, magnesio, huerro,fósforo), vitamina C, ácido oxálico, micílago y enzimas
  Son comestibles las flores y las hojas. Se utilizan para dar gusto ácido a sopas, salsas, mayonesa y ensaladas.
fuente xrecetas



Los mapuches, quienes llaman a esta hierba Chulle amarillo, cosechan sus hojas, las machacan finamente y lo usan como reemplazo del limón. En la cocina gourmet, es un ingrediente valioso para ensaladas y tortillas. Su sabor particular se debe a dos ácidos presentes en la planta: el oxálico y el ascórbico.
Para seguir aumentando las bondades, también se le conocen propiedades medicinales. Se usan sus hojas para remediar trastornos digestivos, como antifebril y antihemorrágico.


Comentarios

  1. Oh que bueno....yo también las incluyo en la comida como decoración y me encanta comerlas, de pequeños cuando estábamos en el campo y nos entraba sed, las chupábamos...!anda que ahora van a chupar nuestros hijos una planta! antes se deshidratan, jejej
    Me ha encantado tu post!!! por cierto, yo tengo una plantita en la terraza, no se como llegó hasta allí pero siempre tengo flores a mi alcance...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante Rocío!
    Lo comparto

    ResponderEliminar
  3. Pues mira por donde he aprendido algo nuevo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué de recuerdos!
    Además de estas, yo también "comía" otras flores: madreselvas, tréboles, brotes tiernos de zarzas,....
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. anda si yo tengo esta planta en la terraza pero con flores rosas... que interesante, gracias por compartir

    ResponderEliminar
  6. De pequeña recuerdo masticar sus hojas, jeje,
    Por aquí las llamamos vinagreras
    BEsitos

    ResponderEliminar
  7. Holaaa, pero si son lo que llamamos aquí tréboles. La mayoría son rosas, y tengo las jardineras de la terraza llenas. No sabía que eran comestibles!
    Son de bonitas que en primavera se pone todo precioso.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  8. Yo si me acuerdo de cojerlas cuando ibamos al cole e ir chupandolas por el camino, estaban ls caminos preciosos ahora por esta zona ya casi no las veo, bicos

    ResponderEliminar
  9. Para mi es desconocida o no me doy cuenta, besos

    ResponderEliminar
  10. Estoy haciendo un herbario para clase y quiero incluir el chuchamel porque a mi tambien me trae bienos recuerdos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario