Rainbow cake, tarta arcoiris o tarta para Samhaín

La rainbow cake o tarta arcoiris es una tarta que esta muy de moda, unos bizcochos coloreados a modo de los colores del arcoiris y que el corte acaba impresionando a cualquiera que la ve por primera vez.
Y aprovechando que en unos días sera Samaín,el año pasado ya os hable de los orígenes y de como los americanos le sacan partido a esta celebración celta bajo el nombre de Halloween,  pues nada mejor que hacerle una decoración para ese día, y como perfecto no soy ni me gusta en exceso la perfección pues nada mejor que darle una aire torcido a la tarta, vamos como si estuviese a punto de derrumbarse y acabar toda espatamarrada por la bandeja, dandole  ese aspecto de las típicas casas antiguas fantasmales que siempre tienen una ventana de madera abriéndose  y cerrándose toda llena de telarañas.

La receta de esta tarta la podéis ver en muchas webs, solo tenéis que adaptarla a vuestros moldes, yo los horneo en moldes de aluminio aptos para el horno, pues así los puedo hornear de 3 en 3, por eso os dejo las proporciones que yo use.

La foto del corte me la enviaron por móvil, de ahí que se vea algo borrosa.

Rainbow cake o tarta Arcoiris.




Ingredientes 

340 gramos de harina
60 gramos de maicena
1 cucharada y media de levadura
1 cucharadita de sal
450 gramos de buttermilk*
6 claras de huevo a temperatura ambiente.
335 gramos de azúcar
180 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
Vainilla al gusto
150 gramos de chocolate blanco
Colorante en gel rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.

*( si no encontráis buttermilk podéis hacerlo casero, añadir una cucharada de vinagre a 300 ml de leche y dejar reposar durante 10 minutos). 

Para el relleno y la cobertura:

500 gramos de queso crema
240 gramos de azúcar glas
fondant blanco y fondant negro o lila oscuro.


Preparación

Encender el horno a 170º.

Tamizar las harinas, levadura y sal.

Batir el buttermilk, con las claras y el extracto de vainilla.

Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta obtener una masa esponjosa. 
Incorporar a la masa de azúcar y mantequilla los ingredientes secos y los húmedos. Poco a poco alternando  los secos (las harinas) con los  húmedos (buttermilk con claras) y así iremos alternando hasta terminar la masa y que este todo bien mezclado.

Repartimos la masa en 6 moldes a partes iguales y añadir unas gotas de colorante a cada molde. Mezclar bien para que nos quede la masa teñida por igual. 

Hornear cada bizcocho a 170 grados, en mi horno entran de 3 en 3. Hornear durante 15 minutos, pinchar y si sale el pincho limpio sacamos del horno y dejamos enfriar para desmoldar. 
Para hacer el relleno: mezclar  el queso crema y el azúcar glass, mejor con batidora  para que no queden grumos. 

Montar la tarta

Con los bizcochos desmoldados y fríos,   empezar a montar la tarta: poniendo una capa de bizcocho, una capa de relleno, otra de bizcocho y así hasta terminar poniendo el último bizcocho.
Una vez que tenemos la tarta montada rallar un poco los bizcochos para que nos quede desigual y cubrir con cobertura por fuera.
Estirar el fondant blanco y cubrir la tarta y decorar con el fondant negro a vuestro gusto o con otros colores.



Que disfrutéis del domingo antes del SAMHAÍN




Comentarios

  1. Una tarta fantasmagórica con sorpresa colorida, sencillamente preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Mira que llevo tiempo por hacer esta tarta y aún no me he puesto. Te ha quedado genial.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  3. TE QUEDO MUY BIEN Y EL CORTE ESTA DIVINO¡¡¡¡BESOTES

    ResponderEliminar
  4. Que chula, y que colorido por dentro,muy bonita. Besitos

    ResponderEliminar
  5. Ficou linda, adorei as cores do interior e a decoração.
    Bom domingo
    bjs

    ResponderEliminar
  6. Mira que llevo visto esa tarta por aqui y aun no me decidido hacerla, resulta tan vistosa, que es un exito seguro, la decoracion te quedo preciosa, un bico y feliz domingo

    ResponderEliminar
  7. Toma ya!! pedazo tarta Rocío y decorada genialisimamente haciendo honor a las fecha.

    bicos

    ResponderEliminar
  8. Te ha quedado genial, que maravilla los adornos.

    ResponderEliminar
  9. Pero que bonita, por dentro y por fura, y la decoración preciosa.
    Besinos

    ResponderEliminar
  10. Chulísima Rocío, vaya trabajazo, muy laboriosa!!! Seguro que fue exitazo total!!!

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, si que es verdad que parece estar de moda, se ve mucho en la blogosfera. Y no es para menos porque es impresionante de bonita. Te ha quedado extraordinaria y la decoración terrorífica! jajajajaja
    Un besooo

    ResponderEliminar
  12. Pues te ha quedado muy bien! :)

    ResponderEliminar
  13. Que colorido y que aspecto tan rico!!! todo un homenaje para estos días .
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Queda muy chula con ese decorado, pero cuando la cortas, sorpresa! El arco iris dentro de la tarta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que bonita te quedo, y por dentro genial. saludos desde Estepona, :-))

    ResponderEliminar
  16. Una decoración preciosa Rocío. La verdad es que esa tarta es toda una sorpresa cuando la partes.
    BEsitos

    ResponderEliminar
  17. Una tarta muy vistosa, con esos bizcochos coloridos, me gusta mucho!!

    ResponderEliminar
  18. Rocio guapa pues si las casas viejas son asi por dentro menudos palacios, yo quiero una de esas , te ha quedado una tarta mas que perfecta, me ha encantado. Un besazo amiga

    ResponderEliminar
  19. Es una de las tartas de mis pendientes , que buena idea hacerla para Samhaim ...es una sorpresa por fuera terorifica y por dentro muy divertida ... bicos a las dos cocineras ..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario