Granizado salado de tomate con orégano fresco y manjar blanco de Ferran Adriá

Ayer os mostre la versión dulce y hoy os muestro la versión salada del menjar blanc.

Esta receta es de Ferran Adriá donde lo más curioso para elaborar el manjar blanco usa agua de mar  dandole un toque marino muy especial. Cuando vi esta receta tuve claro que la iba a hacer y ahora me toca que vosotros la conozcais.

Esta receta es para los grandes amantes de los contrastes de sabores y para los apasionados del tomate, porque puede resultar un bocado explosivo dado el fuerte sabor del granizado de tomate. Para el granizado de tomate recomiendo usarlos bien maduros, aunque cuando más rico esta es en plena temporada de verano cuando los tomates maduran en la planta y son de exterior. Por eso a mi me gusta este aperitivo en verano con los tomates maduros por el sol y no por cámaras frigoríficas.

Y aunque estes días hace mal tiempo como para ir a la playa a por agua salada solo me quedo pedirle a mi tio que es percebeiro que de paso que iba a por percebes trajese una botellita de agua salada, seguro que el pobre se penso que era para poner a desbabar algunas almejas.

Granizado salado de tomate con orégano fresco y manjar blanco de Ferran Adriá.

Ingredientes para 4 personas:
5 tomates maduros de ensalada (350g aprox)
Un pellizco de orégano fresco.
1 cuchara de aceite de oliva
sal
Para el manjar blanco:
50 g de almendra fileteada
50 g de agua de mar
75 g de agua
1 hoja de gelatina






Preparación:

Manjar blanco: Se deja durante 12 horas en la nevera la almendra fileteada con el agua de mar y el agua corriente.
Se pone a remojo la hoja de gelatina en agua fria.
Con una batidora se trituran ligeramente las almendras junto con el agua.

A continuación, se pasan por el chino hasta obtener la leche de almendras. Se pone a calentar la hoja de gelatina remojada con una cucharada de leche de almendras sin dejarla hervir y, una vez disuelta, se mezcla con el resto de la leche de almendras y se guarda en la nevera.





Granizado de tomate: Se corta el tomate en cuartos y se pasa por la licuadora. Se sazona el zumo de tomate con el orégano, el aceite de oliva y la sal.
Después, se coloca el zumo sazonado en el congelador, removiéndolo cada media hora hasta obtener la textura del granizado.





Presentación: En un copa de cóctel o similar se coloca una cucharada de manjar blanco y, encima, el granizado de tomate.

Un entrante diferente y con sabores muy particulares y con dos texturas en el mismo bocado. A mi me sorprendio mucho, espero que a vosotros también.

Y por último os dejo una foto de una de las matas de orégano que tengo en la huerta, por eso es la hierba aromática que más utilizo.

Comentarios

  1. Mira que a mí me gustan las cosas extrañas eh!!! pero estooo....... no lo veo! jajajajaa!!!!! El Adriá ese será un genio, pero a mí las cosinas que hace........ no me gustan ná de ná!! que se le va a hacer!!! de todas formas vecina, por probarlo que no sea eh!! que yo todo lo quiero probar y luego sí!!! ahí ya puedo dar mi veredicto final! jejejeje!!!! buen trabajo vecina! eres la leche!!!!

    ;-)

    ResponderEliminar
  2. Ferran tiene un poco de todo, y este es para atrevidos.

    Pero mañana o pasado te subo una que te ve a gustar más y es dulce.

    vecino tu prepara la bebida que del postre me encargo yo y muy sencillo.

    ResponderEliminar
  3. Hoy si te mato de muerte lenta. Donde voy a por el agua de mar?, lo demás vale, pero hija... me lo has puesto difícil hoy para copiar. Buahhhhhhh. Y si no le pongo el blanco?, solo trituro las almendras, o sea todo igual, pero sin el agua de mar. No?. Beso de <orquidea59

    ResponderEliminar
  4. que bueno el granizado!! y el orégano que suerte tenerlo
    Mil besossss

    ResponderEliminar
  5. Orquidea en vez de agua de mar: pones agua del grifo, las almendras, un pelin de sal y puedes poner otra especie que te guste: como pimienta blanca recien molida, nuez moscada u otra similar y así le das un toque distinto al manjar blanco o incluso puedes hacerlo con caldo de gallina como se hacía hace mucho años : pones las almendras a macerar en el caldo de gallina u ave y luego sigues los mismos pasos.


    Mañana os pongo otra muestra dulce

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj eso iba a decir yo, que donde esta el agua de mar?? pues con agua y sal remediado, jejeje una receta curiosa, no se si yo me atreveré a hacerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que hay que probarlo!!!

    No sé si me gustará o no pero sé que hay que probarlo dos o cuatro veces, jejejeje!!!!!!!

    Besitos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. De echo yo le pille el gustito a la tercera, jajaja, porque los tomates a veces son algo ácidos pero se puede corregir añadiendo especies o un poco de azúcar.

    Esta es la receta tal cual Ferran Adriá.

    ResponderEliminar
  9. Qué valiente, con un entrante de Ferrán Adriá, esto es alta cocina ya, qué nivelazo.
    Yo el menjar blñanc lo conozco como dulce y se me hace extraño también verlo así con estos contrastes, pero no digo que no, hummm, hay que probar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Una receta muy atrevida, te ha quedado de lugo por cierto!!!!
    Me encanta tú blog, ya tienes una seguidora más.
    Si tienes un ratito me gustaría que pasarás por la mía.
    Encantada de conocerte.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Una receta espectacular. Te ha quedado de lujo.Felicidades. Biquiños de la ratita en la cocina.

    ResponderEliminar
  12. Un entrante superoriginal, me has dejado alucinada, besos.

    ResponderEliminar
  13. Qué receta tan guay, me quedo impresionadísima! Tiene que estar de muerte.
    Bss.

    ResponderEliminar
  14. Ola

    es diferente y para amantes de contrastes de sabores fuerte.

    un besiño a todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario