Sardinas esparradas.

Ya se esta acabando la temporada de la sardina pero no quería despedir la temporada de este pescado tan socorrido en las cocinas gallegas, ya que se preparan de muchas formas pero en la cual predomina la sardina asada.

Por eso hoy en el mercado había una sardina de tamaño medio muy fresquito que me traje sin dudar para casa para prepararlas de la forma que hacía mi abuela y que a mi abuelo le encantan, en mi casa en verano se hacen a menudo para comer con una ensalada y cada uno tiene su forma de degustarlas: unos las comen enteras, otros les quitan el relleno y solo come la sardina, otros prefieren el relleno.

Pero lo que todos tenemos claro es que son fáciles de comer ya que no llevan espinas y eso es fundamental y este año solo las hice hoy y a principio de verano y parece que apetecían. Aunque la sardina con la que se suelen preparar es la sardina grande porque es más fácil de manipular pero hoy primo la frescura al tamaño.

Sardinas esparradas:




Ingredientes para 4 sardinas:


8 sardinas ( siempre han de ser número par)
1/2 cebolla grande
1 pimiento rojo
2 ajos
perejil picado
1/2 copa de vino blanco Albariño
sal
aceite de oliva.






Preparación:

Empezamos limpiando las sardinas y abriendolas. Le sacamos la espina central y procuramos dejas la cola. Y las salamos un poco.

Picamos la cebolla muy fina.

Picamos el pimiento en dados pequeños.









Ponemos en una sartén un poco de aceite y calentamos, cuando estea caliente echamos los ajos con piel y la cebolla picada.


Sofreimos la cebolla hasta que estea casi transparente.







A continuación echamos el pimiento y el perejil picado.

Sofreimos bien.

Luego echamos el vino y dejamos que se evapore el alcohol y echamos sal al gusto.

Cuando el sofrito este listo empezamos a rellenar.

















En la cola de una sardina hacemos un agujero e insertamos la otra cola quedadon unidas como se muestra en la imagen.

Ponemos una cuchara del sofrito y tapamos con la otra sardina.

Quedando como se muestra en la imagen.






Ponemos en una sartén un poco de aceite de oliva y cuando estea caliente freimos las sardinas.

2 min apróximadamente por cada lado.


Y listas para servir.







Se pueden comer calientes o frías, eso depende del gusto de cada uno y acompañadas de ensalada, de una crema de patatas. Acepta muchas variedades de acompañamientos.
E incluso se puede echarle unas gotas de limón por encima para aderezar.


Una forma distinta de comer sardinas y que sin duda os sorprendera el sabor que le aporta la cebolla y el pimiento.

Buen provecho.





Comentarios

  1. holaaaaaaaaa que ricas tienen que estar así se ven delicisoas, besitos .)

    ResponderEliminar
  2. Lamboadasdesamhaimsábado, 09 julio, 2011

    Una exquisitez, Rocio.... Enhorabuena
    Mi madre hacia algo parecido, voy a preguntar e investigar.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. manuel sanchez rodriguezjueves, 24 enero, 2013

    Eu creo que a miña mai facia algo parecido tamén, pero soname que as rebozaba en fariña e ovo antes de fritir e despois metiaas en escabeche.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario