Vendimia: Parte I albariño.

Hemos empezado con la vendimia y lo hemos echo por el albariño. Pertenecemos a la Denominación de Origen Rías Baixas y concretamente a la subzona del Salnés.
En esta subzona el albariño que se produce es 100 % de uva "albariño" a diferencia de la subzona del Rosal en donde permiten que el 10 % de la uva sea uva "treixadura" o uva "loureiro".

Hoy dejo unas fotos de las viñas de albariño donde podeis ver perfectamente la uva.






















































Y aquí os dejo unas fotos de la uva treixadura, es mi casa tenemos esta vid para consumo sobretodo para los más pequeños. Como vereis la uva es más grande y gruesa que la albariña.












Y aquí parte de la cosecha del sabado, el inicio de la vendimia:




















Estas uvas alcanzaban los 12,5 grados de alcohol. Normalmente se recogen a partir de 12 y como un buen grado de alcohol sería 13. Pero no todas las que se recolectan llegan a alcanzar eses grados sino que muchos recolectores ya las cosechan con 11º, y no siempre influye el grado de maduración sino el terreno donde esta plantada la viña, el clima y varios factores más.

Quiero aprovechar para saludar al programa de radio "COME E FALA" de Radio Galicia que comenzo con un par de relatos de como yo recordaba la vendimia de niña y hoy os voy a contar uno y el siguiente lo hare cuando os muestre el siguente paso: la elaboración del mosto.

Hace muchos años cuando aún el albariño no tenia tanta fama ni había bodegas dedicadas a la venta de vino y pocos eran los que tenían viñas de albariño porque predominaba el tinto había una familia pudiente de la zona con gran extensión de viñas que cuando llegaba la vendimia contrataba jornaleros, normalmente vecinos de la zona, para que cosechasen las uvas. Era en la época de hambre y con lo cual si podias comer uvas te ahorrabas la cena pero el amo de las  viñas mandaba a los jornaleros cantar, los queria oir cantar porque asi mientras cantaban no comian.
Ahora cuando se reune mucha gente en una misma viña siempre hai alguién que le escuchas decir: " Que hoy nadie cante, andais muy callados" y si alguién no sabe la anécdota del patrono que mandaba cantar acaba el día conociendo una historía más.

Comentarios

  1. En mi niñez, allá por el valle de Monterrey, mi padre también me hacía silvar cuando bajaba a la bodega por vino..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario