El invernadero en otoño

Hoy me pase por la huerta de mi madre en busca de un poco de verdura para hacerme un caldito y se me ocurrio echar un vistazo al invernadero para ver si había algo comestible.

Pero resulta que mi madre lo tiene todo lleno con verduras para este otoño.

Y por eso hoy quiero mostraros como está a modo de curiosidad para que dentro de dos o 3 semanas cuando regrese os lo enseño ya con todo crecido.




Os cuento lo que hay: en la primera fila por la izquierda hay judias verdes plantadas.

Le sigue dos filas de lechugas.

A continuación un par de filas de coliflor.

Y por último los repollos.








Y aquí esta la lechuga que en 2 semanas listas para comer.


Hay que aprovechar puesto que en invierno en el campo ya no se cultiva casi nada, a no ser repollos, coles o verdura similar. Con la lluvia es imposible.
Y hasta la primavera ya no volveremos a cultivar nada ni en invernadero ni al aire libre.

Comentarios

  1. que suerte tienes con ese huerto..tienes razón hay que sacarle partido mientras se pueda.
    bexinos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, hoy a la tarde voy a ayudarle a recoger el maíz a mi madre y os pondre fotos

    ResponderEliminar
  3. Pero como me gusta tu blog, venir por aqui es como pasearse por la tierra, por la huerta o la cocina de verdad. Me encanta. Además da la impresión de ser un lugar muy acogedor, al menos eso de abrirnos las puertas de esta forma, hace que me sienta sumamente cómoda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario